Científicos argentinos en la Fundación Instituto Leloir

Desarrollan vacunas de segunda generación contra Covid-19


Investigadores del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular de la FIL han alcanzado en estudios preclínicos una opción vacunal monodosis con una respuesta potente y duradera contra Sars CoV-2 basada en adenovirus. Ahora la colaboración público-privada avanza en su producción de acuerdo a las buenas prácticas de manufactura para luego realizar los estudios clínicos que determinen su seguridad y eficacia.


Por Ana M. Pertierra


  • Dr. Osvaldo Podhajcer, investigador superior del Conicet y jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular - Fundación Instituto Leloir

En diálogo con FABAinforma, el Dr. Osvaldo Podhajcer, investigador superior del Conicet y jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular en la Fundación Instituto Leloir explicó que “las vacunas de segunda generación son más innovadoras y están diseñadas para neutralizar las variantes nuevas de SARS CoV-2, a diferencia de las que están disponibles en el mercado desarrolladas a partir de la cepa original de Wuhan”. Y –agregó– ya se están desarrollando vacunas de 3º generación con la idea de ser capaces de neutralizar cualquier variante que exista o que pueda aparecer.


“La vacuna que nosotros generamos es capaz de neutralizar la variante alfa, y gama y la estamos testeando contra la delta y delta plus”, señaló. Los resultados de los estudios preclínicos confirmaron que la vacuna genera una respuesta inmune potente contra el virus SARS-CoV-2 en el 100% de los animales vacunados y que se mantiene durante al menos 5 meses sin decaer.


Con una plataforma similar a la de las vacunas AstraZeneca, Sputnik V, Cansino y Johnson & Johnson que utilizan adenovirus para vehiculizar la proteína Spike del coronavirus, los científicos del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular que lidera Osvaldo Podhajcer en la Fundación Instituto Leloir, se propusieron desarrollar una vacuna contra COVID-19 aprovechando su expertise en el manejo de adenovirus replicativos para el tratamiento del cáncer.


Acaban de concluir los ensayos preclínicos que demuestran inmunidad de una vacuna monodosis muy efectiva comparada con las similares que se encuentran en el mercado.


“Ahora restan los ensayos de fases regulatoria de toxicidad y biodistribución para presentar ante la Anmat que nos permita comenzar los estudios clínicos”, dijo Podhajcer.


La vacuna de segunda generación, desarrollada en la FIL, en base a vectores adenovirales híbridos diferentes a los utilizados en las vacunas disponibles en el mercado, indujo una respuesta inmune muy potente y duradera contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en estudios preclínicos. A raíz de esos resultados, la FIL, el CONICET y la compañía biotecnológica Vaxinz firmaron un acuerdo para avanzar en la producción de la vacuna de acuerdo a las buenas prácticas de manufactura para realizar los estudios clínicos que determinen su seguridad y eficacia.


Y recientemente se establecieron acuerdos con las empresas argentinas MabXcience para la producción de la vacuna a escala industrial y Sinergium para la etapa de “fill and finish” y distribución, con el fin de garantizar los más altos estándares de calidad internacional.


Según Podhajcer, el avance en la producción de esta vacuna depende de los recursos disponibles. “Hemos solicitado subsidios a organismos nacionales e internacionales y tenemos acuerdos con empresas locales, si todo sigue bien antes de fin de año podemos iniciar los estudios en humanos pero depende de que los fondos lleguen”, dijo.

Vacunas de diseño


Esta inmunización está pensada para finalmente ser capaz de neutralizar diversas variantes las que existen y las que puedan aparecer.


“El objetivo de esta investigación y desarrollo es obtener una vacuna con un diseño que pueda generar la mejor respuesta de memoria inmunológica para combatir la transmisibilidad y la virulencia del virus”, puntualizó el científico.


Para ello, los investigadores han trabajado con otros grupos en biología estructural del virus, una rama de la biología molecular, la bioquímica y la biofísica que estudia la estructura de macromoléculas biológicas como las proteínas y los ácidos nucleicos, el origen de esta estructura y su relación con la función biológica de las macromoléculas. Observaron cómo el virus interacciona con los receptores de la célula, y a partir de ese conocimiento pudieron hacer cambios en la vacuna que les permite neutralizar mejor esa interacción. “Estudiamos cómo interactúa el coronavirus con su receptor y a partir de ahí diseñamos la mejor vacuna posible”.


Según Podhajcer, el virus (Sars CoV-2) no llegó a su capacidad máxima de mutación; se puede predecir qué tipo de mutaciones pueden ocurrir y a partir de ellas qué tipo de interacción se puede dar con el receptor.


“En diferentes lugares del mundo las mutaciones que se dieron fueron bastante parecidas en su interacción con el receptor. Hay cierta convergencia de mutaciones, ahora por qué algunas mutaciones predominan sobre otras es algo que se está estudiando”, dijo.


Y –agregó–el virus tiene diversas regiones pero a partir de la prevalencia de una variante sobre otra se puede ver qué regiones presentan mutaciones. Hemos diseñado varios prototipos de vacuna y los vamos testeando contra cada variante.


“Es la primera vez que hacemos una vacuna para enfermedades infecciosas porque trabajamos en el campo del cáncer y enfermedades raras. Sabíamos que los vectores adenovirales se estaban utilizando para vacunas y en nuestro laboratorio teníamos todo el expertise y ante la necesidad de dar respuestas ante la pandemia nos volcamos a hacer este desarrollo”, concluyó Podhajcer.


Acerca del Laboratorio de Terapia molecular y celular


El laboratorio es referente en medicamentos de avanzada diseñados a partir de la ingeniería de virus oncolíticos. Uno de nuestros desarrollos se encuentra en camino de iniciar ensayos clínicos en seres humanos. Estos medicamentos de base genética pueden ser combinados con tratamientos de uso habitual en cáncer. También trabajan fuertemente en el uso de células madre acopladas a virus y en el diseño de nanofármacos combinando medicamentos de base genética con químicos. Junto a la unidad Genocan posee un fuerte anclaje en el área de medicina de precisión en genómica del cáncer de mama humano, en cáncer colorrectal y en oncopediatría. El grupo tuvo y tiene colaboraciones, en algunos casos de más de 10 años, con diversos hospitales como el María Curie de Oncología, el Eva Perón de San Martín, el Instituto Roffo de CABA, el Hospital Nacional de Pediatría Garrahan, el Udaondo, el Hospital Naval y el Churruca de CABA.


Subir