Nuevo método de preparación de muestras para diagnosticar COVID-19


Científicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos han desarrollado un nuevo método de preparación de muestras para detectar el SARS-CoV-2.


El método evita la extracción del material genético de ARN del virus, lo que simplifica la purificación de la muestra y reduce potencialmente el tiempo y el costo de la prueba.


Las pruebas de diagnóstico siguen siendo una herramienta crucial en la lucha contra la pandemia de COVID-19. Las pruebas estándar para la detección del SARS-CoV-2 implican la amplificación del ARN viral hasta niveles detectables mediante PCR. Pero primero hay que extraer el ARN de la muestra.


Los fabricantes de kits de extracción de ARN han tenido dificultades para satisfacer la demanda durante la pandemia de COVID-19, lo que ha dificultado la capacidad de análisis en todo el mundo. Con la aparición de nuevas variantes del virus, la necesidad de pruebas mejores y más rápidas es mayor que nunca.


Este equipo utilizó un agente quelante para preservar el ARN del SARS-CoV-2 en las muestras para su detección mediante PCR.


“Utilizamos muestras nasofaríngeas y de saliva con diversas concentraciones de viriones para evaluar si podían utilizarse para la detección directa del ARN. La respuesta fue afirmativa, con una sensibilidad notablemente alta. Además, esta preparación inactivaba el virus, lo que hacía más segura la manipulación de muestras positivas por parte del personal de laboratorio”, explica Bin Guan, autor principal del trabajo, que se ha publicado en iScience.


El equipo hizo su descubrimiento probando una variedad de productos químicos utilizando muestras sintéticas y humanas para identificar aquellos que pudieran preservar el ARN de las muestras con una degradación mínima y que al mismo tiempo permitieran la detección directa del virus mediante PCR. Para validar la prueba, recogieron muestras de pacientes y las almacenaron en medios de transporte viral o en el recién desarrollado tampón quelante-resina en el Centro de Pruebas Sintomáticas del NIH.


Las muestras en el medio de transporte viral fueron probadas por el equipo de pruebas COVID-19 en el Centro Clínico de los NIH utilizando la extracción convencional de ARN y las pruebas PCR. Las muestras en el tampón quelante-resina se calentaron y el ARN viral fue, entonces, analizado por PCR. La nueva preparación aumentó significativamente el rendimiento de ARN disponible para las pruebas, en comparación con el método estándar. “Creemos que esta novedosa metodología tiene claras ventajas de aumento de la sensibilidad, ahorro de costes y de tiempo para las pruebas. El método estabiliza el ARN a temperatura ambiente para facilitar su transporte, almacenamiento y manipulación en entornos clínicos”, concluye el investigador.


Referencia: iScience. 2021;102960. doi:10.1016/j.isci.2021.102960


Subir